SUBIR
conventodo-carme-2
Inspiración Ser + Social Viajar & Trabajar

Quiero ser una Digital Nomad

Es curioso cómo un viaje fortuito puede cambiar el rumbo de tu vida.

Está claro que la idea de descubrir mundo siempre la he tenido rondando en mi cabeza. Pero, también es cierto, que siempre hay alguna excusa para no ver el día perfecto de coger la maleta y dirigirte a cualquier lugar. Siempre hay algo que priorizar, siempre hay tiempo que esperar. Llámalo “cague” a lo desconocido, llámalo esperar a una señal divina. Pero la realidad es que esto funciona como todo: o el empujón lo pegas tú y te animas a ello o… mejor coge una silla y espérate sentado. Así que, decidí pegar un corte por lo sano, que parece que duele menos. Poner una fecha, un destino de inicio y coger las cosas básicas en una maleta. Eso sí, si quieres convertirte en un digital nomad no puedes olvidar tu ordenador, tu cámara de fotos, un boli y una libreta. Te va a hacer falta. Asegúrate de tener una buena conexión a internet y de echar a volar.

Lo de trabajar desde donde quieras no es ninguna utopía, es real. Yo lo vi claro estas Navidades, porque varios factores se unieron para enviarme esa “señal divina” 😉 :

1.- Llevo 4 años sin vacaciones como tal. 1.460 días sin desconectar. Y, debo añadir que me gusta mi trabajo y que disfruto con él. Pero ya no solo se trata del descanso, desconectar es algo más. Es ver mundo, es tener tiempo para reciclarse, es encontrar la motivación en otras cosas y es, por supuesto, recopilar un sinfín de nuevas experiencias y conceptos para después, también poder transformarlos en ideas más brillantes y creativas.

2.- La monotonía. Yo no sé si os gusta. Está claro que tiene su parte buena y provoca cierta sensación de bienestar en la mente humana. Pero el llamado área de confort era algo que ya me estaba pesando. Ahí fuera hay mucho mundo por explorar como para pasar día tras día trabajando en casa, viendo la misma pared de siempre y pagando las facturas a final de mes.

3.- Los retos están para cumplirlos y yo, para mi gran aventura, ya me encontraba en el tiempo de descuento. Eso sí que me podría pesar eternamente y es algo a lo que no estaba dispuesta.

4.- El viaje de Navidad a Portugal. Me bastaron escasas 24 horas para saber que quería vivir en Lisboa. Supe que era la ciudad perfecta para romper el hielo y me motivaba la idea de aprender un nuevo idioma. Así que, nada más volver de ese viaje, tomé la decisión y, es más, puse una fecha para irme.

5.- En este último período de tiempo he conocido a personas con las que me he sentido identificada y he podido intercambiar inquietudes. Eso me ha ayudado mucho. Compartir qué tienes ahí dentro, verbalizarlo, ayuda a hacerlo realidad. Y, por supuesto, compartirlo con mi gente.

6.- El inglés. Me niego a hablar en inglés mientras pienso y construyo frases en español. Quiero poder mantener una conversación con cualquier persona del mundo y este objetivo en Valencia, no lo estaba ni contemplando. Y oye, ¿por qué no aprender nuevos idiomas? Agora também posso falar e escrever un bocadinho de português 😉

Así que, arreando, ¡qué el tiempo vuela!

¿Sabes que tú también puedes ser Digital Nomad? ¿Sabes que hay trabajos que buscan una persona como tú y que no importa dónde te encuentres? Y, ¿sabes que hay comunidades en las que conviven freelancers de todas partes durante un tiempo intercambiando experiencias? ¡Hay un sinfín de oportunidades ahí fuera!

En las próximas publicaciones, os iré mostrando sitios en Portugal desde los que se puede trabajar tan ricamente o bien, sitios que puedes visitar después de tu jornada laboral.

Lisboa es, sin duda, ¡una ciudad encantadora que deja huella!

4   5    6

¡LINDA LISBOA!

 

Publicaciones relacionadas

3 Comentarios

  • Contestar Pilar 25 octubre, 2016 en 9:32 pm

    Muchísimas gracias por compartir esta profundidad de ideales!!gracias!!!

    • Contestar lanubederaquel 25 octubre, 2016 en 9:36 pm

      Gracias a ti Pilar. ¡Espero seguir viéndote por aquí! :)

  • Contestar ¿Por qué contar con un freelancer para tu proyecto? – La Nube de Raquel 19 abril, 2017 en 11:47 am

    […] en este post te cuento cómo di un paso más allá y me convertí en digital nomad, lo cual me ha aportado un […]

  • Deja tu comentario