SUBIR

Sobre mí

sobre-mi
1

Curiosa e inquieta por naturaleza. Apasionada de la lectura, la fotografía, de los viajes con mochila, del street art y de la gente peculiar. No concibo una vida, ni si quiera un día, sin una experiencia nueva, por pequeña que sea. Quizá por eso (y porque mi madre me grababa por equivocación los anuncios en vez de las películas cuando era pequeña y tenía que irme a la cama), decidí estudiar Publicidad y RR.PP. Quizá, también, porque reunía las dos ramas que más me fascinan: la creatividad y la psicología. Quizá porque me gusta imaginar, entender, crear, descubrir… y, sobre todo, no dejar de aprender.

Mi primer trabajo relacionado con mi profesión fue en el mundo de la consultoría de negocio. 2 años de experiencias que sirvieron de mucho.Pero no era mi lugar, acaso ¿sabía cuál era? Pues no. La verdad que andaba perdida. Imagino que así nos hemos sentido todos alguna vez. Y, en realidad no tiene nada de malo, porque solo cuando estás perdido empiezas el camino a encontrarte. Y, así, por casualidad, sin preverlo ni meditarlo empecé a llevar proyectos por mi cuenta y a trabajar para mí. A trabajar tal y como imaginaba. Ya nadie tenía que decirme cómo, porque yo tenía claro cómo deseaba sentirme cada día al realizar mi trabajo.

Desde entonces, he seguido formándome en el área de Dirección de Marketing y Ventas realizando un postgrado; en el ámbito de Social Media Managment y gestión de redes sociales con la realización de varios cursos; y un curso en Moda y Estilismo, como complemento a mi profesión. También puedes echar un vistazo a mi perfil de Linkedin 😉

La experiencia y la formación me han permitido ayudar a otras personas en sus empresas o en sus marcas personales, con labores de consultoría estratégica en marketing y comunicación, o bien, con la creación de cursos personalizados para la implantación de estrategias o el desarrollo de herramientas propias. Y a formar parte de su equipo como la persona que se ocupa del departamento de marketing y comunicación, con la externalización del mismo. Cada persona, cada empresa, tiene unas necesidades. La clave está en adaptarse.

Pero… 4 años después, se me encendió la “bombillita” y vi claro que algo estaba desaprovechando de mi condición como freelance (al margen de que mi trabajo me encantaba y me llenaba, por supuesto) ¡No me movía de casa! ¿Cómo puede ser eso? Si en realidad era una afortunada. Solo necesitaba llevar mi laptop y tener conexión a internet. Así que en cuestión de 3 meses organicé todo y di una vuelta a mi vida de 180 grados. Decidí viajar y trabajar a la vez. ¿Dónde? ¡Pues ya lo iría decidiendo sobre la marcha!

Y mucha gente me pregunta: ¿no te entristece haber dejado tu vida atrás? A lo que yo respondo, nunca he dejado nada: ni mi casa, ni a mi familia ni a mis amigos, ni las cosas buenas que me ofrecía mi ciudad. Todo lo contrario. Todo ello me ha permitido ser quien soy y construir el tipo de vida que me hace feliz. Así que solo puedo decirles a todos ellos, GRACIAS.

En este post te cuento qué me llevó a dar el cambio.